El precio del aceite de oliva se estanca: Aumentan las tensiones

El precio del aceite de oliva continúa a la baja, tendencia incrementada por la actual crisis del Coronavirus y los aranceles impuestos por EEUU.  

Hace algo más de tres meses, el 30 de Enero de 2020, se produjo en la provincia de Jaén una de las mayores manifestaciones en protesta por el bajo precio del aceite de oliva. Un sector que es el principal motor de la actividad productiva y económica de toda la provincia.

Se vieron imágenes de las principales autovías andaluzas y nacionales cortadas por la movilización de miles de manifestantes con sus tractores y a pie. Su objetivo era alto y claro, lanzar un grito de auxilio hacia gobernantes, instituciones, comercializadoras, exportadores, e incluso pidiendo apoyo al propio consumidor para pedir un precio justo por su producto.

Precio del aceite manifestaciones

Este es un problema que se traslada a la mayoría de las categorías dentro de la agricultura y por el que muchos agricultores se manifiestan para la supervivencia de su cultivo.

Principales causas de la crisis del precio del aceite

El precio del aceite de oliva rozaba mínimos muy por debajo de lo habitual y seguía en descenso. El nivel de recolección la cosecha estaba por debajo de lo esperado, debido a un duro, caluroso y seco verano, y meses de sequía previos a la etapa de recolección. Todo esto llevó a mucho agricultores andaluces a llegar incluso a dejar sus olivos sin cosechar debido a que se encontraban por debajo del umbral de rentabilidad.

El sector oleícola atravesaba una de sus peores crisis de los últimos tiempos debido al desarrollo de la campaña, un mercado completamente perturbado, mala gestión del almacenamiento y unos aranceles que afectaron claramente a los flujos comerciales hacia el exterior. Especialmente influyente fue el arancel del 25% sobre el aceite de oliva y otros productos que impusó EEUU. Todo esto llevaba al sector a una situación claramente insostenible.

centrifugado del aceite de oliva

Además importantes grupos del sector oleícola como JAENCOOP, con más de 25.000 productores de aceite de oliva, alertaron sobre el grave riesgo del abandono de cultivos debido a los niveles de precios marcados a esas fechas.

Medidas de apoyo al sector

La movilización de nuestros agricultores surgió efecto y situó el foco de atención en su grave problema. Por ejemplo, desde el gobierno, a través del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, se prometieron ayudas para el sector oleícola con el objetivo de incentivar una subida del precio del aceite de oliva:

  • Creación un programa sectorial específico para el aceite de oliva y la aceituna de mesa en el marco del Plan Estratégico de la PAC, con especial énfasis en la promoción.
  • Medidas de autorregulación, como el plan de almacenamiento privado temporal, para retirar una cantidad de la producción en las categorías de aceites inferiores y hacer que los precios suban.
  • Futura redacción de una nueva normativa sobre calidad y trazabilidad del aceite de oliva, que permitirá subir el valor añadido y la competitividad del producto.
AOVE embotellado

Todas estas medidas fueron bien recibidas por los responsables de las principales asociaciones del sector, como por ejemplo COAG, UPA y ASAJA. Sin embargo, alertaron de que estas medidas tendrían su efecto a largo plazo y que el problema principal es que necesitaban un plan inmediato de acción a corto plazo.

Situación actual del problema

Meses después de estos importantes acontecimientos para el futuro del olivar, el precio del aceite de oliva sigue estancado en niveles preocupantemente bajos, con alguna leve subida, sin embargo insuficiente para cubrir los costes de producción.

La siguiente gráfica muestra la evoluvión del precio medio del aceite de oliva en €/kg:

[amcharts id="chart-1"]

A pesar de la grave pandemia de COVID-19 que ha azotado a nivel mundial, y de manera especialmente grave en nuestro país, el consumo de aceite de oliva  ha aumentado significativamente en los hogares con una subida del 31%. Este efecto junto con una reducción de la oferta superior al 35% y una continuación de buenos niveles de exportaciones deberían de tener un claro efecto de ascenso en los precios.

Por el contrario el precio del aceite se sitúa aproximadamente en 1,90€/kg, muy lejos de los costes de producción que se sitúan en 2,70€/kg según la COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos), una situación que sigue siendo incompresible e insostenible para el agricultor.

En consecuencia, desde COAG se ha solicitado formalmente y de manera urgente la apertura de una investigación en la AICA (Agencia de Información y Control Alimentarios), enfocada a los contratos de compra-venta de aceite de oliva. Concretamente, constatar si los operadores respetan el coste de producción a la hora de fijar el precio, reflejado en la Ley de mejora de la cadena alimentaria. Se trata de una importante investigación ya que desde COAG se considera que hay claros indicios de que estos operadores están destruyendo valor en la cadena del aceite de oliva.

Otro problema añadido, como alertaron los miembros de las principales asociaciones agrícolas y concretamente del sector oleícola, las exportaciones de aceite de oliva envasado a EEUU han sufrido una drástica caída debido a los aranceles impuestos en el mes de Octubre. Se siguen esperando medidas desde la UE para paliar esta grave situación y evitar la pérdida del liderazgo oleícola en tierras americanas.

Previous
Next

Por otro lado, actualmente desde el gobierno siguen tomando nuevas medidas en ayuda de los agricultores como la rebaja en el sistema de estimación objetiva del IRPF para el sector del olivar, que pasa del 0,26 al 0,13. A pesar de esta medida, se considera insuficiente ya que desde el sector se pedía una reducción del 100% ya que además de la bajada de precios, se produjeron daños climáticos como la sequía y los efectos de la DANA de 2019.

Como conclusión de éste artículo, la situación que vive nuestro sector y concretamente nuestros agricultores del olivar, sigue siendo muy parecida a la que les llevó a movilizarse a finales de Enero. Se tienen que tomar medidas drásticas en ayuda de este sector tanto a nivel nacional como a nivel internacional desde la Unión Europea, para una incentivar una subida del precio del aceite de oliva a un nivel razonable para garantizar la rentabilidad de la producción éste producto. El aceite de oliva tiene un alto nivel de valor añadido y calidad. Un alimento muy beneficioso para la salud, debido a ello tiene que valorarse el producto desde el inicio de la cadena del aceite de oliva, la recolección.

“Cada vez que un hombre defiende un ideal, actúa para mejorar la suerte de otros, o lucha contra una injusticia, transmite una onda diminuta de Esperanza”

Robert Kennedy

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00