Mercado del aceite de oliva, esperadas medidas regulatorias 2020

El Gobierno propone una serie de medidas para paliar la complicada situación en la que se encuentra inmersa el sector oleícola basadas en la trazabilidad, promoción, etiquetado y regulación de la oferta y del mercado del aceite de oliva. 

El sector agrícola y en especial el olivarero se encuentra en una situación de quiebra técnica. La incidencia de la epidemia del coronavirus ha paralizado la actividad económica y social en el mundo, influyendo además a un desplome de los precios a nivel mundial.

Los olivareros se encuentran en una situación donde el precio del aceite de oliva en origen ha alcanzado mínimos históricos de hasta 1,6€/kg. Algo que resulta incomprensible teniendo en cuenta que España obstenta el 52% de la producción mundial de aceite de oliva.

aceite de oliva ecológico

Una vez más, se vuelve a señalar a las grandes firmas y a la industria envasadora acusados por «malas prácticas» como causantes de esta situación.  Como, por ejemplo, abastecer el mercado con aceite de oliva extranjero a precios con los que escasamente se puede competir: etiquetados desinformativos,  inexistente trazabilidad o la mezcla de distintas calidades. Son algunos de los motivos que generan el incumplimiento de la ley de la cadena de valor, ya que los precios en origen apenas cubren el coste de producción y que obliga a tomar medidas para la regulación del mercado del aceite de oliva. 

Medidas para la regulación del mercado del aceite

Tras una semana de intensas negociaciones entre el Ministro de Agricultura (Luis Planas) y la asociación de jóvenes agricultores (ASAJA), la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), COAG y la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva junto con algunos representantes del sector de la aceituna de mesa han llegado a una serie de acuerdos con el objetivo de poner fin a esta situación.

Planas, previo a la reunión, afirma que cualquier medida a emprender debe ser aprobada antes de Octubre con el inicio de la próxima campaña. Las medidas sobre la mesa tratan sobre la regulación de la oferta, la calidad del aceite y su trazabilizad.

Además, añaden otras relacionadas con la promoción y la Política Agrícola Común de la Unión Europea (PAC).

Estos son los principales acuerdos para la regulación del mercado:

  • Mejorar la calidad a través de un decreto pendiente de tramitación y la trazabilidad a través de un seguimiento telemático de los movimientos y depósitos de aceite de oliva.
  • Plantea una nueva normativa para el etiquetado con el objetivo de diferenciar el olivar de proveniencia entre tradicional, intensivo y súper intensivo.
  • Regulación voluntaria de la oferta mediante almacenamiento privado, hasta un 10% con el objetivo de estabilizar el precio.
  • Aumento de la inversión en campañas de promoción en Europa del producto emblema de la dieta mediterránea. O fuera de la Unión Europea en países consumidores de AOVE.
  • Respecto a la Política Agrícola Común de la Unión Europea
    • Fomentar las externalidades positivas y el incremento de la superficie del olivar ecológico (hasta triplicarlo en 2030) como forma de diferenciación y mejora sustancial en calidad.
    • Desarrollar un programa específico en la futura PAC capaz de regular la oferta e incentivar promoción y mejorar calidad.
    • Apoyar la reestructuración del sector con un objetivo esencial a día de hoy, reducir costes y poder competir en precios a nivel global.

El Ministro subraya que los agentes de la cadena de valor son los principales responsables de este cambio estructural. Los cuales estará respaldados en todo momento por el Gobierno y aquellos instrumentos necesarios a la hora de defender los intereses del sector.

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00